El plumín

Décadas de experiencia, empleados especialmente capacitados y el máximo cuidado en cada etapa del proceso de producción asegura que cada plumín es una obra maestra. Cerca de diez diferentes pasos son necesarios para crear una plumín de una hoja de oro. Dependiendo del modelo, se hacen a mano en oro de 14 quilates o 18. Además, muchas veces son bañados en rodio para crear un brillo plateado. La decoración del plumín es típica para cada modelo. En el caso de ediciones limitadas, se adapta a cada tema.

La punta es el corazón de la pluma estilográfica Pelikan. Hecho de láminas de oro, es posteriormente moldeado y sellado en su aspecto clásico en forma de pluma.

La punta es de iridio, un metal refinado del grupo del platino.

La calidad se comprueba constantemente. Los plumines son objeto de numerosas prueba manuales, mecánicas y de óptica en cada etapa de producción.

Son almacenados en un tanque de agua durante 24 horas, donde se pulen por miles de partículas de porcelana. Este proceso elimina las costuras en bruto que se puede dejar. Un toque final se les da puliéndolos con diminutas bolitas de cobre.

Después de más de 30 operaciones de alta precisión, están ya listos para su uso. Así se logra un producto de calidad con las características únicas de la marca.

Como último paso, cada plumín se prueba a mano. Todas las plumas estilográficas Pelikan tienen un suplemento especial dentro de la tapa que asegura un ajuste hermético y por lo tanto el flujo inmediato de la tinta, incluso después de un largo periodo de descanso. El flujo de tinta perfecto depende en gran medida del alimentador que se encuentra situado por debajo del plumín. Pelikan ofrece hasta diez tamaños de plumín que se pueden intercambiar fácilmente y cuando sea necesario.

 

El cuerpo

En 1950 se lanzó el modelo 400. Con su cuerpo verde a rayas, se ha convertido en un símbolo mundial de la marca Pelikan. En los años ochenta, la serie fue bautizado Souverän, aunque la tradición popular ha llevado a llamarlo por su apodo Stresemann, debido a que el secretario de Estado de la "Republica de Weimar", fue famoso por sus trajes a rayas ...

Estas rayas verde/negras son el resultado de numerosas etapas de fabricación. En primer lugar una pequeña placa de la materia prima es moldeada y luego soldada en forma de tubo.

Se rocía resina artificial en el interior del tubo y se sella para evitar que la tinta se escape.

Un torno de alta precisión con pulidor de diamante da al cuerpo su perfil clásico y lo deja suave, pero sensible al tacto.

Los anillos del capuchón son bañados en oro y fijados gracias a una máquina de moldeo por inyección.

 

El montaje

La invención del sistema de llenado por émbolo ha permitido rellenar una pluma estilográfica de una manera limpia y fácil.

El plástico en el regulador de tinta se calienta y se presiona sobre el plumín de oro grabado y probado. Los dos encajan perfectamente.

El plumín acabado se prueba a mano y se ajusta para proporcionar  una satisfacción de por vida. Esto requiere una gran experiencia y habilidad.

El montaje de la tapa es el último paso de la producción. El famoso clip de pelícano se desliza sobre el extremo de la tapa y, finalmente se adjunta el anagrama de Pelikan.

Una obra maestra de fabricación tradicional y de alta calidad ha sido completado. Un trabajo de precisión que permite disfrutar del placer de la escritura para toda la vida: clásico, atractivo y de buena calidad.