Deberes
Apoyo durante los deberes

No te limites a una función de supervisión, muestra a tu hijo tu interés en los temas que se están tratando en cada momento en el colegio.

Apoyo durante los deberes

No te limites a una función de supervisión, muestra a tu hijo tu interés en los temas que se están tratando en cada momento en el colegio.

Apoyo durante los deberes

Tómate tu tiempo para apoyar a tus hijos con los deberes, especialmente al principio. No te limites a la función de supervisión, muéstrale a tu hijo que estás interesado en los temas que se están tratando en cada momento en el colegio.

Un buen momento es después de comer y de un descanso suficiente. No obstante, los deberes deberían hacerse siempre a la misma hora del día (carácter rutinario).

Especialmente los estudiantes de primaria son incapaces de concentrarse bien durante mucho tiempo. Por este motivo, los deberes nunca deberían hacerse por la noche o después que jugar durante mucho tiempo por la tarde. Solo después de que tu hijo haya descansado, mostrará voluntad y motivación para hacer sus deberes. Dale a tu hijo tiempo suficiente para hacer los deberes.

Asegúrate de que tiene una zona de trabajo adecuada. Debería tener un asiento ergonómico, estar suficientemente iluminada y ser una zona tranquila, despejada y limpia, para que tu hijo no se distraiga.

El niño solo debería repetir un ejercicio en casos excepcionales. Tu hijo tendrá que aprender a decidir por sí mismo si un ejercicio está terminado o no. Después de todo, en el colegio tendrá que explicarse ante el profesor. A veces la carga de trabajo parece mayor de lo previsto. Si tu hijo parece abrumado por el exceso de trabajo, solicita ayuda a su profesor.